El mantenimiento de la seguridad y convivencia es un derecho y un componente esencial de la calidad de vida de los ciudadanos. El Ayuntamiento de Santiago asume la responsabilidad corporativa de desarrollar políticas transversales que enfrenten las causas de la inseguridad y articulen la acción convergente de distintos servicios municipales (Polícia Local, Bomberos, Servicios sociales, Protección civil...) con el objectivo de alcanzar una ciudad integradora y cohesionada socialmente.

La estrategia de seguridad municipal se basa en los siguientes principios:
- Prevención, para anticiparse al problema de la inseguridad y enfrentarlo desde su génesis.
- Proximidad, para garantizar una detección temprana de los problemas.
- Participación, para asegurar una respuesta compartida.
- Solidaridad para afrontar las causas sociales que generan inseguridad.
- Coordinación, para lograr una mayor eficacia y eficiencia en la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad y demás servicios municipales.
- Calidad, ampliando a los medios disponibles y mejorando las prestaciones y accesibilidad a los servicios municipales implicados (Policía local, Bomberos, Protección civil, Servicios sociales...)

Compartir: